Service7x24
RSS   RSS
Inicio Servicio Probar Service7x24 Seminarios Compras Contáctenos

El cliente cambia y a que velocidad; señor empresario, ¡hágalo usted también!

Tengo mi cuenta bancaria hace más de diez años en una entidad financiera, tengo sobregiro autorizado, tarjeta de crédito platino, cuenta de ahorros, créditos en varias modalidades y no dejan de sorprenderme las dificultades que debo pasar para superar cualquier situación que me requiera contacto con ellos. Sé que tendría un valor importante para cualquier otra entidad pero me resiento que esta no me considere como debería y como creo tener derecho por ello he tomado la decisión de cambiar de entidad.

Inmediatamente después de esta reflexión pensé que definitivamente el consumidor y los proveedores de productos y servicios deben adaptarse a una nueva etapa en las relaciones entre uno y otro. Son muchos los cambios y creo que las empresas y empresarios deben considerarlos para trabajar en la forma de aproximarse a esa nueva visión de cliente. Veamos algunos cambios.

El consumidor de hoy exhibe una extraordinaria cultura del YO. Exige, no solicita. Conoce su trayectoria como cliente y también sabe que otros proveedores estarían dispuestos a muchas cosas para capturarlo.

Cada proveedor tiene sus propios criterios de segmentación, hace unos días hablábamos de los “simplifiers” pero cada día se definen micro segmentos de consumidores que permitan impactar a cada uno con estrategias y acciones comunicacionales más directas y cercanas a sus intereses. Seguros para mujeres solamente, o también en Europa para el mercado rosa, es decir homosexuales.

El cliente de hoy exige RECONOCIMIENTO. Lea bien que no estamos hablando de su deseo sino de su exigencia. Sabe su valor por la cantidad de producto que compra, la antigüedad como cliente, la forma en que ha ido expandiendo su portafolio de productos del proveedor, etc. y por ello exige el reconocimiento y no acepta un trato igual al de los demás. Para muchas empresas estos hechos tienen que constituir un llamado a la acción porque no pueden permitir sitios de atención al público con trato igualitario.

El consumidor exige transparencia, agilidad y velocidad en las respuestas a sus requerimientos. Y ello tiene que sentirlo en la atención telefónica, la presencial, la virtual, o a través de cualquier otro canal de contacto. Es claro que los funcionarios que no estén en capacidad de dar respuestas efectivas al cliente no deben responder porque la falta de respuestas rápidas y transparentes hablan mal de la empresa. Tampoco permite el cliente respuestas “gaseosas” a sus requerimientos y por lo tanto el cuento de que “por políticas de la Compañía no podemos atender su solicitud...” no son aceptadas por los clientes y a cambio de ello, prefieren buscar un nuevo proveedor.

Están cansados de los guiones de contacto que llevan al agente que los recita a parecer un ventrílocuo que no convence y más bien, fastidia. Quieren los consumidores de hoy conversaciones inteligentes, con argumentos sólidos, prácticos y útiles; conversaciones que generen vinculación por la vía emocional. Quieren gestión proactiva y no reactiva a sus necesidades. Pero además, quieren un uso “medido” del teléfono.

Quieren que les respeten su tiempo, que no tengan que hacer diligencias en su tiempo de descanso, de almuerzo o madrugadas incómodas para resolver problemas. Para el consumidor actual, el tiempo tiene un valor muy alto y no están dispuestos a seguirlo sacrificando en salas de espera de bancos, empresas de servicios públicos o de telecomunicaciones, en entidades de salud, etc.

No más planes de fidelización convencionales, los que desean ahora deben tener un contenido mucho más cercano a las necesidades del cliente y por lo tanto, más EXPERIENCIAS DE CLIENTE y que estas sean acordes al valor del cliente.

El cliente actual paga precios más altos por los productos o servicios si ellos están acompañados de la excelencia en el servicio. Es decir, el servicio se paga y con creces. Nuestras empresas deberían entender que ese es un cambio dramático, fundamental y requiere una revisión total de las estructuras de mercadeo para orientarlas hacia el cliente. La tendencia del consumidor hacia el low cost llega hasta el momento en que percibe un servicio al cliente excelente, diferenciado y con experiencias de cliente memorables y sorprendentes.

La gran conclusión de este cambio es que el consumidor actual exige un manejo muy creativo del factor precio como única estrategia de captura, retención y fidelización, ahora el cliente se inclina por propuestas que le impacten emocionalmente y le aseguren reconocimiento, diferenciación y sorpresa positiva. La excelencia en el servicio y la creación de experiencias de cliente, son la respuesta.

Cordial Saludo,

Luis Fernando Botero Carrasquilla
Consultor en Marketing de Clientes



 
Palabras clave: CRM, SMB, PYME, PyMES, microempresas, microempresarios, iberoamerica, servicio al cliente, marketing, segmentacion de clientes, mercadeo relacional Servicio al cliente estratégico
62-El sector público propiciando EXPERIENCIAS DE CLIENTE
El pasado domingo leí sorprendido un artículo del periódico El Tiempo en el cual se relata como la ciudad de Bucaramanga convirtió una vieja casona ...
24-Mitos en el servicio al cliente
Los mitos a los que me refiero son esas “verdades” a medias sobre los clientes, que hacen carrera en las empresas ...
53-En una Universidad, los estudiantes como agentes de ¡Servicio al Cliente!
Recientemente me invitaron a dictar una conferencia en la Fundación Universitaria de Área Andina de Pereira y debo decirles que estoy francamente impresionado… ...
204-Experiencia memorable de bajo costo
Una empleada de Avianca en el Aeropuerto José María Córdoba genera en el autor una verdadera experiencia que le hace exclamar, WOWWW ...
 
Suscripción
a nuestros boletines


Nombres

Apellidos

e-mail



Copyright © 2011 CSM S.A.S. Todos los derechos reservados